La Humanidad es sagrada

¿Cuándo perdimos la fe?

 Recientemente me he planteado la pregunta: ¿En qué momento perdió la gente la fe en su humanidad? ¿Cuándo dejaron de percibirse a sí mismas cómo  algo más que bellas y mágicas? ¿Cuándo perdimos la fe? Si has estado leyendo mis escritos, ya sabrás que afirmo firmemente que la humanidad es sagrada. Nuestra verdadera naturaleza, que está más allá del tiempo y de los conceptos, es divina. Si tuviéramos que utilizar una palabra humana para describir nuestra naturaleza, sería “amor”. Todas estas afirmaciones ya las he hecho antes. He empezado a darme cuenta que muchas almas están llegando “despiertas” a este mundo, si no todas. Eso no lo he dicho antes. He escuchado diversas teorías que no todo el mundo tiene espíritu humano o alma, pero no lo puedo negar ni confirmar en este momento. Estoy convencido que nuestro sufrimiento está directamente causado por nuestra evasión persistente de la única cosa que nos molesta a todos. Todos sabemos, en algún lugar profundo de nosotros mismos, que esta forma de vida que se nos ha dado es totalmente sacrílega y completamente hipócrita. Sencillamente, no está en consonancia con nuestra verdadera naturaleza.

Es hacer o morir.

Nos han dividido por geografía, color de piel, género, preferencias sexuales, ideologías políticas, religión, preferencias de estilo de vida, etc…..Los ejemplos son interminables y evidentes en la actualidad. No es necesario señalarlos todos. Como especie, hemos adoptado esta polarización polifacética como parte de la vida misma. Todos oímos a menudo la frase: ¡Así es la vida!. ¿Y si todo fuera mentira? Cuando digo todo, quiero decir todo. Incluso nuestra historia como especie. La mayoría de las enfermedades y sufrimientos en la vida son directamente atribuibles a la negación continua de quiénes y qué somos. Dicho de otro modo, si descartáramos a los demonios y otras entidades no humanas, las toxinas medioambientales, la mafia farmacéutica, el complejo militar-industrial, los alimentos, el agua y los cosméticos contaminados en la cadena de suministro, probablemente eso sería lo único que causa enfermedad y sufrimiento. Podríamos caracterizar la enfermedad como la negación de nuestra verdadera naturaleza si pudiéramos excluir del cuadro, las variables contribuyentes antes mencionadas. Quizás el asalto implacable de esta energía sacrílega sea problemático y una bendición al mismo tiempo. Cuanto más se centra esta energía en nosotros, más se nos obliga a alinearnos o no con nosotros mismos. Es hacer o morir.

¿Quién soy yo? ¿Quiénes somos todos nosotros?

Volviendo a la cuestión principal, quizás las personas que son humanas nunca han perdido el contacto con lo que realmente son. Me gustaría postular, que todos venimos a este plano de existencia conectados con nuestro espíritu. En otras palabras, todos venimos despiertos e iluminados. Es a través de traumas repetidos, y los otros factores mencionados anteriormente que nos vemos obligados a someternos y vivir de una manera que no es natural. Ahora comprendo por qué tantos sabios del pasado siempre han apuntado en dirección hacia el interior y han preguntado a aquellos que quisieran escuchar: ¿Quién eres? Así que te invito a preguntarte: ¿Quién soy yo? ¿Quiénes somos todos nosotros? ¿Quiénes somos, como especie humana? Si nos consideramos a nosotros mismos y a nuestros semejantes uno con el gran espíritu universal, entonces también debemos serlo con el resto de la humanidad. Incluso con aquellos que reflejan las cosas que nos disgustan, somos uno. Simplemente están bajo un hechizo espantoso y están demasiado traumatizados o asustados para enfrentarse a nada de esto. Han aceptado la esclavitud y la disonancia como parte de la vida misma. Como he dicho antes, en este sentido es hacer o morir. Es eso o convertirse en uno del “Colectivo Borg”, si sobrevives a la mutación transhumanista. No tendrás nada, no serás nada y serás feliz porque te lo han dicho. Tal vez incluso entonces pienses que ya no eres humano ni tienes libre albedrío. Simplemente harás, pensarás y sentirás lo que la gran Inteligencia Artificial en el cielo te diga que hagas.

Ni siquiera creo que realmente puedas vender tu alma.

Una vez escuché, y ahora puedo confirmarlo por observación, que a medida que envejecemos y con el paso del tiempo, a medida que aceptamos más y más este modo de vida demencial como nuestro, perdemos la fe. Perdemos la fe en nosotros mismos, en la humanidad y en la existencia de un ser divino. Es fácil ser espiritual a los veinte años, siempre que no se estés demasiado dañado. En la treintena es más difícil. Al llegar a los cuarenta, muchos han perdido la fe. Quizá sea la famosa crisis de los cuarenta, de la que oímos hablar a menudo. Seguro que te imaginas que, a medida que avanzan las distintas décadas, cada vez más personas pierden la fe. Nos enseñan y nos obligan a no escuchar nuestra voz interior, por así decirlo, y durante un tiempo, la mayoría se resiste. Sin embargo, muchos se someten al paso del tiempo. No se pierde nada que no se pueda recuperar. Ni siquiera creo que realmente puedas vender tu alma. Para empezar, no es tuya. Sí creo que puedes creer que la has vendido y, por tanto, crear esa realidad en consecuencia. Incluso toda esta agenda transhumanista implica otra capa de confusión, que están tratando de instalar sobre las capas anteriores de mentiras. Lo que creemos y nuestra autopercepción son factores determinantes en el mundo que estamos creando constantemente. Puedo asegurarles que cuantas más personas se alineen con su espíritu y su verdad, más sanas y felices serán, al igual que nuestra madre tierra. Si suficientes de nosotros creyéramos en nosotros mismos cómo individuos y cómo especie conectada a lo divino, entonces el control de la Matrix mundial sobre la mente colectiva humana comenzará a caer. Depende de ti. Depende de ti hacia dónde iremos todos desde aquí

Un comentario

  1. Pingback: Límites, abuso y trauma. | Asociacion de Bienestar Anahata

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

El contenido de esta paginan no puede ser copiado